decoración

Decoración

Cestos y más

Floreros

Espejos

Velas

+

tablas de picar

Cocina

Tablas de Picar

Moldes y más

Batería

Accesorios

+

cofre

Organización

Cofres y más

Escurridores

Cajas y más

Estantes

+

banqueta

Mobiliario

Estanterías

Cajoneras

Carritos

Mesitas

+

panera

Servicio

Cristalería

Bandejas

Paneras

Juegos

+

toallas

Varios

Alfombras

Gift Cards

Lámparas

Baño

+

Acerca de Nosotros

Novedades

Contacto

Mis Favoritos

usuario ecommerce

Mi Cuenta

La importancia de mejorar la iluminación para el invierno

01/09/2023Ideas para interior

La iluminación es un factor clave para crear ambientes acogedores, confortables y funcionales. En invierno, cuando los días son más cortos y oscuros, la iluminación cobra aún más importancia, ya que influye en nuestro estado de ánimo, nuestra salud y nuestra productividad. Por eso, compartimos algunos consejos para mejorar la iluminación de los espacios en esta época del año.

Aprovechar al máximo la luz natural: Es la mejor fuente de iluminación, ya que nos aporta calidez, bienestar y energía. Por eso, es importante aprovecharla al máximo, abriendo las cortinas o persianas durante el día, limpiando las ventanas y los cristales, y colocando espejos o superficies reflectantes que multipliquen la luz. También podemos elegir colores claros para las paredes, los muebles y los textiles, que ayuden a reflejar la luz y crear sensación de amplitud.

Combinar diferentes tipos de iluminación artificial: Debe adaptarse a las necesidades de cada espacio y cada momento. Por eso, es conveniente combinar diferentes tipos de iluminación: general, ambiental y puntual. La primera es la que proporciona una luz uniforme y suficiente para todo el ambiente. La iluminación ambiental es la que crea una atmósfera más íntima y acogedora, con una luz más tenue y cálida. Por último, la puntual es la que se enfoca en un área específica, como un escritorio o una mesita de noche, para facilitar la realización de tareas concretas.

Podemos usar diferentes tipos de lámparas de pie o de mesa, fanales, apliques, colgantes o faroles para crear distintos efectos y contrastes.

Elegir el tipo y la temperatura de color adecuados: El tipo y la temperatura de color de las “bombitas” también influyen en la percepción del ambiente. Podemos elegir entre lámparas incandescentes, halógenas, fluorescentes o LED, según el consumo energético, la durabilidad y el rendimiento que queramos. La temperatura de color se mide en grados Kelvin (K) y determina si la luz es más cálida (amarillenta) o más fría (azulada). Para los ambientes en invierno, se recomienda usar una temperatura de color entre 2700 K y 3000 K, que aporta una luz más cálida y confortable.

Regular la intensidad de la luz según el momento del día: Otra forma de mejorar la iluminación de los ambientes en invierno es regular la intensidad de la luz según el momento del día y el estado de ánimo que queramos generar. Podemos usar reguladores o dimmers para ajustar el nivel de brillo de las lámparas, o usar velas o guirnaldas para crear un ambiente más romántico o festivo. También podemos usar temporizadores o sensores para encender o apagar las luces automáticamente según la hora o la presencia de personas.

Añadir toques decorativos que aporten calidez y personalidad: Por último, podemos añadir otros elementos decorativos que también colaboren a hacer más acogedores los ambientes en invierno. Por ejemplo, usar alfombras, almohadones o cortinas de tejidos suaves y cálidos, que nos inviten al descanso y al relax. También podemos usar plantas, flores o frutos secos, que nos conecten con la naturaleza y nos aporten color y vida. O podemos usar objetos personales, como fotos, cuadros u otros recuerdos, que nos transmitan emociones positivas y nos hagan sentir como en casa.

Nuestras Novedades

Consejos, noticias e ideas que compartimos para mantenernos cerca de nuestra comunidad de clientes y amigos.